Botón del Portal de Transparencia Botón del Aula Virtual

Reseña histórica del Tribunal Supremo Electoral

Publicado el 20 de noviembre de 2016 - Actualizado el 07 de octubre de 2019 - Imprimir - Enviar por correo electrónico


El marco histórico del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se aborda en siete etapas correspondientes al desarrollo institucional desde su creación en 1991 hasta la administración actual, según se describe a continuación.

1. Antecedentes de la creación del Tribunal Supremo Electoral

El 21 de septiembre de 1886 se promulgó en El Salvador, la “Ley Reglamentaria de Elecciones”, vigente hasta el 24 de febrero de 1939. En dicha ley se regulaba la elección de 42 diputados propietarios y 35 suplentes. Existía un Directorio, que era el equivalente a la Junta Receptora de Votos formado por un presidente, un vicepresidente, cuatro escrutadores y un secretario. En la votación cada ciudadano manifestaba en voz alta a quién daba su voto, ya sea para Diputado, Presidente o Vicepresidente.

Al derogarse esta Ley, se aprobó una nueva ley de igual denominación, que estuvo vigente desde el 24 de febrero de 1939 al 20 de diciembre de 1948.

En 1950, el gobierno de turno, conformado por un Consejo Revolucionario de Gobierno convocó a una Asamblea Constituyente para que se promulgara una nueva Constitución.

En esta Constitución de 1950 se creó el Consejo Central de Elecciones (CCE), como la institución encargada de los procesos electorales, estableciéndose desde su inicio las facultades de máxima autoridad en materia electoral; su competencia fue regulada por una ley especial; aprobándose consecuentemente la Ley Transitoria Electoral, la cual estuvo vigente desde el 21 de enero de 1950 al 27 de febrero de 1952.

En esta Ley, se reguló el sufragio como derecho inherente a la persona humana y su carácter irrenunciable e indelegable, fundamentos que impulsaron dos de las características más importantes del voto: El ser secreto y directo.

Además, se hizo la referencia  al voto femenino en El Salvador también hace alusión  a la constitución de 1950, que tuvo la virtud de establecer el voto universal sin impedimento alguno.

El CCE estuvo integrado por 3 miembros propietarios y 3 suplentes.

Posteriormente, mediante Decreto Legislativo N.° 601, de fecha veinticinco de febrero de mil novecientos cincuenta y dos, se aprobó una nueva Ley Electoral, la que fue publicada en el Diario Oficial N.° 40, vigente desde el 27 de febrero de 1952 hasta el 2 de diciembre de 1959.

En esta Ley, se reguló por primera vez la elección de los miembros de los concejos municipales, y se crearon los organismos electorales necesarios para la recepción, recuento y fiscalización de votos y demás actividades concernientes al ejercicio del sufragio; así mismo, se les concedió a los partidos políticos contendientes el derecho de vigilancia.

También es importante destacar, que en 1952 se celebraron las primeras  elecciones legislativas y municipales en las cuales tuvo participación la mujer salvadoreña.

Más tarde, el 2 de diciembre de 1959, se promulgó una nueva Ley Electoral, cuya vigencia fue desde el 2 de diciembre de 1959 al 8 de diciembre de 1960.

En 1961 se promulgó una nueva legislación electoral, que estuvo vigente desde el 12 de septiembre de ese año al 7 de julio de 1981, la cual reguló, dentro de otros aspectos, lo relativo a las Juntas Receptoras de Votos ambulantes, las que estaban destinadas a garantizar el ejercicio del derecho al sufragio en los cuarteles. En 1963 se reformó dicha Ley Electoral con el objeto de establecer la representación proporcional en la Asamblea Legislativa.

En octubre de 1979 se da el Golpe de Estado en El Salvador, que dio paso a la elaboración de una nueva Constitución que fue promulgada en 1983, en la que se mantuvo al Consejo Central de Elecciones como la máxima autoridad en materia electoral, sin mayores cambios estructurales.

Más tarde, la reforma al sistema electoral del país fue uno de los puntos de la Agenda de Caracas como un esfuerzo continuado después de la firma del Protocolo de Ginebra, Suiza en 1990, entre el Gobierno de la República y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

Esta agenda enmarcó el proceso de diálogo-negociación que inició en 1990, que concluyó con la firma de los Acuerdos de Paz en Chapultepec, México, el 16 de enero de 1992.

En este marco, se creó el TSE mediante la reforma constitucional aprobada por Decreto Legislativo N.° 64, del 31 de octubre de 1991, publicado en el Diario Oficial N.° 217, Tomo 313, del 20 de noviembre de 1991. Los artículos 208 y 209 del actual texto constitucional regulan la conformación y competencias del TSE.

Luego de su creación, el TSE ha tenido una etapa de transición que se describe a continuación.

2. Etapa de la Transición (1992-1994)

Por Decreto Legislativo N° 417, de fecha 14 de diciembre de 1992, publicado en el Diario Oficial N° 16, Tomo 318 del 25 de enero de 1993, se promulga el Código Electoral, que rigió en lo sucesivo el ámbito electoral y determinó al TSE en su composición, estructura organizativa y su funcionamiento tanto jurisdiccional como administrativo.

Con este escenario, el primer organismo colegiado de la Institución, un organismo de transición que asumió funciones en 1992, llevó a cabo lo que se dio en llamar “Las Elecciones del Siglo”, ya que fueron las primeras de la postguerra en las que participaba por primera vez como partido político la otrora fuerza insurreccional. Además, se tuvo la particularidad que en el mismo evento coincidieran las elecciones para Presidente y Vicepresidente de la República,Diputados y Concejos Municipales.

Al ser este organismo colegiado de carácter transitorio, estuvo conformado por el magistrado presidente electo de una terna propuesta por la Corte Suprema de Justicia y por cuatro magistrados propuestos por los cuatro partidos políticos mayoritarios de la época con representación legislativa a saber: Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Partido Demócrata Cristiano (PDC), Partido de Conciliación Nacional (PCN) y Convergencia Democrática (CD).

El período de funciones del primer organismo colegiado del TSE, fue de febrero de 1992 al 31 de julio de 1994.

En esta etapa fue relevante para el país, el rol desempeñado por la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en El Salvador (ONUSAL) y su división electoral, como se evidencia a continuación:

La ONUSAL se estableció en virtud de la resolución 693, (1991) del Consejo de Seguridad del 20 de mayo de 1991 y en septiembre de 1993 se creó una División Electoral de conformidad con la resolución 832, (1993) del mismo Consejo, que se disolvió el 30 de abril de 1994 tras la culminación del proceso electoral.

El 8 de enero de 1993, el Gobierno de El Salvador solicitó oficialmente a las Naciones Unidas que observasen las elecciones presidenciales, legislativas y municipales, previstas para marzo de 1994.

En respuesta, una misión técnica visitó El Salvador del 18 al 28 de abril de 1993 para definir el marco de referencia, el concepto de las operaciones y las consecuencias financieras de la ampliación del mandato de la ONUSAL.

El Consejo de Seguridad aprobó el informe del Secretario General en su resolución 832, (1993) de 27 de mayo de 1993 y decidió ampliar el mandato de la ONUSAL para incluir la observación del proceso electoral.

La División estuvo en funcionamiento con una plantilla de 36 funcionarios del cuadro orgánico distribuidos en las seis oficinas regionales de la Misión.

Se estableció en septiembre de 1993 con el mandato de observar el proceso electoral, preelectoral y postelectoral con arreglo a las atribuciones siguientes:

  1. Observar que las medidas y las decisiones adoptadas por todas las autoridades electorales fueran imparciales y compatibles con la celebración de elecciones libres y limpias;
  2. Observar que se adoptasen las medidas apropiadas para que los ciudadanos con derecho a voto fuesen incluidos en el registro electoral y pudiesen de esa manera ejercer tal derecho;
  3. Observar que existieran efectivamente mecanismos que impidiesen el voto múltiple, habida cuenta de que no era viable revisar todo el registro electoral antes de las elecciones;
  4. Observar que se respetasen sin restricciones las libertades de expresión, organización, circulación y reunión;
  5. Observar que los posibles votantes conocieran suficientemente bien los mecanismos para participar en la elección;
  6. Examinar, analizar y evaluar las críticas formuladas, las objeciones planteadas y los intentos por restar legitimidad al proceso electoral y, cuando fuera necesario, transmitir la información correspondiente al Tribunal Supremo Electoral;
  7. Comunicar al Tribunal Supremo Electoral las denuncias recibidas de irregularidades en la publicidad electoral o de posibles injerencias en el proceso electoral; cuando procediera, recabar información acerca de las medidas correctivas que hubiese adoptado el Tribunal;
  8. Destacar observadores en todos los recintos electorales el día de la elección a fin de verificar que el derecho de voto fuese plenamente respetado.

Con este marco de atribuciones, los logros alcanzados fueron los siguientes:

  1. En el período de noviembre de 1993 a enero de 1994, la División Electoral se centró en observar el proceso de empadronamiento y supervisó la campaña electoral, proporcionado asistencia en la elaboración del censo electoral.
  2. Durante el período de la campaña, los equipos de la ONUSAL efectuaron en promedio 9 visitas de observación a cada una de las 262 ciudades del país, es decir, más de 2,350 visitas y enviaron un total de 3,700 patrullas.
  3. La ONUSAL fomentó los intercambios de opinión a fin de lograr que todos los partidos políticos subscribieran códigos de conducta.
  4. El 10 de marzo, en la sede de la ONUSAL, todos los candidatos a la presidencia firmaron una declaración en la que afirmaban que rechazaban la violencia y se comprometían a respetar los resultados de las elecciones y a dar cumplimiento a los Acuerdos de Paz.
  5. Los equipos de la ONUSAL asistieron a más de 800 acontecimientos, en su mayor parte reuniones y manifestaciones políticas, y estudiaron la publicidad política a través de los medios de comunicación.
  6. La ONUSAL transmitió oportunamente las denuncias sobre irregularidades en la publicidad electoral y otros aspectos del proceso electoral al Tribunal Supremo Electoral con arreglo a las atribuciones de la División Electoral.
  7. Las comunicaciones con el Tribunal incluyeron también informes sobre problemas detectados en el terreno por observadores de la ONUSAL.
  8. Se presentaron a la ONUSAL unas 300 denuncias durante el período de la campaña, relativas a medidas arbitrarias o ilícitas de las autoridades públicas (23%), actos de intimidación (21%), destrucción de material de publicidad (18%), agresión (9%), asesinatos (7%) y denuncias varias (22%).
  9. La ONUSAL supervisó el desarrollo de la jornada electoral desde el momento en que se instalaron las juntas receptoras de votos hasta la finalización del escrutinio mediante el despliegue de casi 900 observadores de 56 nacionalidades que cubrieron todos los centros de votación en equipos de entre 2 y 30 observadores.
  10. Los observadores recogieron la información sobre los acontecimientos del día de las elecciones en más de 7,000 formularios (uno por cada una de las 6,984 juntas receptoras de votos y los 355 centros de votación) que a continuación fueron compilados por la División Electoral y que constituyeron la fuente documental básica para evaluar el desarrollo de la jornada electoral.
  11. El Secretario General declaró que el desarrollo general del proceso electoral y la campaña tuvieron muchos aspectos positivos: la ampliación masiva del registro electoral; la participación de los partidos políticos a lo largo del proceso y en todos los niveles de la autoridad electoral; el ejercicio pacífico de los derechos de organización, de libertad de expresión y de reunión; la existencia de publicidad por parte de los partidos en todos los medios de comunicación; el desarrollo de los actos de la campaña sin incidentes violentos; y la correcta actuación de las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas.

3. Consolidación del Tribunal Supremo Electoral (1994-1999)

El 1 de agosto de 1994 marca la pauta para el inicio de la consolidación de la Institución.

Se hacen los primeros esfuerzos orientados a la búsqueda de un documento que no solamente sustituyera al carnet electoral vigente en aquel entonces, sino que además, permitiera la depuración y actualización del Registro Electoral, altamente demandada en la época. En esta dirección, se exploraron iniciativas como el Censo Electoral y la Cédula de Identidad Ciudadana y Electoral (CICE).

Igualmente,se creó la unidad de cartografía electoral con el horizonte de la instauración del sistema de voto residencial en el país, y se desarrollaron proyectos de consultorías técnicas en las áreas administrativas y financiera, que dieron como resultado una reestructuración organizacional.

En esta etapa, se celebran las elecciones legislativas y municipales de 1997 y las elecciones presidenciales de 1999. Se consolida la asociación del Tribunal en el plano internacional a través de organizaciones como el Protocolo de Tikal, que aglutina a los organismos electorales de Centroamérica y el Caribe.

4. Modernización institucional (1999-2004)

La nueva administración del TSE que asume en agosto de 1999, se concentra inicialmente en la organización y celebración de las elecciones municipales y legislativas de marzo de 2000. Posteriormente, inicia un proceso de modernización institucional con el auspicio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional conocida por sus siglas en inglés (USAID), que dio como resultado, la creación del soporte informático y tecnológico del nuevo Registro Electoral basado en el Documento Único de Identidad (DUI), la sustitución del Carnet Electoral por el DUI y la generación del Padrón Electoral Fotográfico para las elecciones de 2004.

El organismo colegiado de ese período, mantuvo acercamientos importantes de cooperación y asistencia técnica con la Organización de Estados Americanos (OEA), con el Tribunal Electoral de Panamá y con el Instituto Federal Electoral (IFE) de México, entre otros.

Por otro lado, se avanzó en brindar facilidades en las elecciones a las personas con discapacidad, para lo cual se introdujo la modalidad de votación braille. Así mismo, se presentaron propuestas de reforma al sistema electoral salvadoreño a través de cuatro Anteproyectos, como lo fueron el de la Ley de Procedimientos Electorales; Ley de Partidos Políticos; Ley Orgánica del TSE y un nuevo Código Electoral.

En las elecciones presidenciales de marzo de 2004, se logró un eficiente sistema de transmisión y procesamiento de resultados electorales preliminares.

La etapa de modernización, queda iniciada pero inconclusa al término del período de la administración 1999-2004.

5. Desarrollo Institucional (2004-2009)

Esta etapa coincide con la llegada de un nuevo organismo colegiado en agosto de 2004, gestión que alcanzó importantes logros enmarcados en dos grandes ámbitos: El interno o institucional y el externo o de país.

En el ámbito institucional, pueden resumirse los resultados siguientes:

En cuanto a logros de alta trascendencia para el país, se sintetizan los siguientes:

La actuación del TSE y del país en este evento electoral, dio ejemplo de cultura democrática en tanto que los principios de respeto y tolerancia a la pluralidad de ideas políticas salieron fortalecidos, al aceptarse los resultados electorales que dio paso a la alternabilidad en el ejercicio del poder en el Órgano Ejecutivo.

6. Fortalecimiento e incidencia institucional (2009-2014)

El período 2009-2014, la institución continuó por la ruta del fortalecimiento e incidencia a nivel nacional, habiéndose alcanzado logros importantes como los que se mencionan a continuación:

7. Transformación del sistema electoral, fomento de la transparencia y rendición de cuentas (2014 - 2019)

Esta es la etapa iniciada por el Tribunal Supremo Electoral que asume sus funciones constitucionales para el período 2014-2019, en la que se aspira a fomentar la profesionalización de los organismos electorales temporales, la transparencia institucional, la rendición de cuentas, la gestión internacional, la accesibilidad y el voto inclusivo así como consolidar la transformación del sistema electoral salvadoreño de los últimos años.

En este orden, se destacan las acciones siguientes:

15 Calle poniente No. 4223, Colonia Escalón
San Salvador, El Salvador, C.A.
Conmutador: (503) 2209-4000
Escudo de la República de El Salvador